Escuchá Chamamé Online acá

Ïverá


Posted on August 22nd, by admin in Letras Chamamé. No Comments

I – Ámbito
Vasto velamen de selva
transido de clorofila
sobre una magia de espejo
donde la luna se mira
llena de espumas de garzas
y caimanes en vigilia,
con una entraña fecunda
de vibraciones ariscas.
Fiesta de monstruos y sangre
tremendamente furtiva
con dorados de jaguares,
irisaciones de víboras
y los filos del instinto
cortando tientos de vida.
Sobre el azogue hechizado
la luna resbala y brilla
mientras los ojos de asombro
de los ïrupés la miran…
y renace la leyenda
con cada estrella cautiva.
II – Pacto
La noche desmesurada
vierte su tinta y su frío
en las manos y la angustia
del mariscador cobrizo.
La espera es larga y le pesa
con agobio de castigo,
mas la buena mariscada
bien merece el sacrificio…
(A su espalda el Ïverá
duerme su sueño de mitos).
Aquel viernes del Pombero
será acaso el decisivo;
si el “infiel” acepta el pacto,
las hembras ¡ni por descuido!
En cambio de la abstinencia
habrá nutria y buen amigo.
Si no comparece, malo;
mejor desandar camino;
cuando no da su amistad
da la muerte en su silbido.
Negrea la medianoche,
es el plazo convenido.
El tero bate de pronto
la matraca de su grito
y el karäu aventa el lloro
singular de su graznido.
Desde el fondo del silencio
surge el fantasma impreciso:
vaho extraño, brisa leve,
cuerpo en sombra, claro silbo…
Sudores de embrujo bañan
al mariscador cobrizo.
La muerte muerde la noche
y el pulso se torna vivo.
Ya están el duende y el hombre
frente a frente, filo a filo.
Ha detenido la sangre
por un instante su ritmo,
¡el infiel vino a la cita
y el cazador lo ha sentido!
Queda aquel pacto sellado.
El mariscador cobrizo
lo rubrica con un naco
de tabaco correntino
que deja como una ofrenda
allí, donde oyera el silbo.
Después… lo traga el silencio
del gran estero dormido.
III – Mariscada
Duro imperio de la nutria
que ya no encuentra guarida
el Ïverá se ha colmado
de coraje y avaricia.
Trampas que se arman voraces
para la caza furtiva
sobre isletas de leyenda
trepidantes de codicia,
envueltas en el infierno
de la humareda homicida.
Lobo y nutria… nutria y lobo…
Obsesión que predomina.
Olor a bicho y a macho,
a celo, a sangre, a cuchilla.
Todo allí pierde el sentido
porque se ley no está escrita
y aquello es mundo de nadie
para que nadie lo rija.
Escarlatas de bravura
sobre aguas de pesadilla.
Los poderes del Pombero
en los juncales atisban
y están los mariscadores,
por cumplir ruda consigna,
acogotando apetitos
mientras dura la partida.
El hombre-instinto regresa
a su raíz primitiva;
bajo coraza de ayuno
quedó la sangre adormida,
pero, a veces, la cordiona
con dentellada agresiva
la despierta y le dibuja
lascivos dengues de china
y entonces un sapukai
que salta desde la misma
vena en tortura del macho
taja la noche y las islas,
y la locura arma el brazo
y el brazo, sangre blandida,
se descarga en punta y filo
en la reyerta imprevista.
Así, en condenas de fiebre
y enfrenadas vesanias,
así cobra el Ïverá
la riqueza que le quitan.<br /><br />Letra y música de Osvaldo Sosa Cordero





Comments are closed.



Chamamé - Ultimos articulos

Un recorrido por las ultimas noticias cargadas en la web. Todo para disfrutar del chamamé

LOS HERMANOS SEAN UNIDOS

Siempre los hermanos Gigena se han destacado por su disciplina y en dar mayor realces a sus presentaciones; ello les ha dado muchísimas satisfacciones...

EL PARANA ES CHAMAME

El río …acalló las voces, y desde entonces La marejada tiene un rumor chamamecero. Desde la entraña misma de su cauce… Brota un canto correntino y musiquero. Y...

SUS MILAGROS

Se lo consigna muy antiguo. Le tocó al cura párroco de Itatí el Padre Fray Juan Gamarra, gran hablista guaraní, levantar una exposición de...

shared on wplocker.com