Escuchá Chamamé Online acá

LA LEYENDA DE LAS CATARATAS DEL IGUAZU


Posted on August 22nd, by admin in Leyendas del Litoral. No Comments

Misiones, tierra de leyendas y de paisajes sin igual, cuenta con una de las más estupendas maravillas naturales:
Las Cataratas Del Iguazú, los indios guaraníes que habitaron la zona la llamaron “el agua grande”.
Sobre esta maravilla la imaginación del indígena tejió una leyenda estupenda, como estupenda es la impresión que da a los sentidos la caída denominada “garganta del diablo”, los rayos solares jamás penetran las neblinas de agua pulverizada suspendidas ante esta catarata durante milenios, mientras las civilizaciones nacen y fenecen, la leyenda se refiere al gran Pájaro negro que se suele ver volando cerca de la monumental caída, este pájaro de la leyenda no es otro que el Iyara, dice que en tiempos remotos fue el amo del agua y feudo de Tupá, el espíritu bueno, antiguamente tenía el poder de cambiar la forma, de la misma manera que el hombre lobizón, una hermosa noche cuando la luna brillaba sobre la selva dormida, con su luz pálida azulada, dándole un encanto sin igual al paisaje I-Yara se transformó en un venado y se encontró con Angá, una bellísima doncella hija de un poderoso cacique guaraní, la joven acarició al venado y él se enamoró perdidamente de la joven india.
La bella doncella Angá, acostumbrada a nadar con otras muchachas de la tribu en la entrada del río, ocultadas por las lianas y enredaderas, entonces I-Yara se transformaba en una garza rosada y pasábase horas contemplando la divina desnudez de Angá y ella sin recelos la miraba con simpatía de una niña inocente, lo cual no había dejado aún de ser.
Un día de primavera-cuando el aire se satura de los perfumes embriagadores de las flores I-Yara contemplaba extasiado y loco de exaltación amorosa a la bella doncella guaraní y resolvió raptarla, para ello recurrió a la ayuda de las demás garzas, desde lejos se oía el aleteo, mientras las garzas se llevaban a la bella Angá, la doncella- al escuchar el estruendo de las aguas de la caída llamada Garganta del Diablo- tan próximo a su frágil cuerpecito, se murió de pavor y su alma inocente pasó a las golondrinas que presenciaban tristes su tragedia, esas golondrinas aún pueden verse cerca de las cataratas.
Las demás jóvenes que acostumbraban a nadar con Angá- no tuvieron valor para regresar sin ella- temerosos de la ira del padre y los hermanos que adoraban entrañablemente a la bellísima Angá, Tupá les tuvo compasión y las transformó en biguá aquellas aves somormujas de aspecto triste que se ven paradas sobre las rocas.
¿Cuál fue el fin de I-Yará?…El espíritu bueno lo condenó a ser siempre un gran pájaro negro que se puede ver cuando se visita el Iguazú, volando entre la niebla o parado melancólico sobre las toscas.

AUTOR: RICARDO VISCONTI VALLEJOS





Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>



Chamamé - Ultimos articulos

Un recorrido por las ultimas noticias cargadas en la web. Todo para disfrutar del chamamé

LOS HERMANOS SEAN UNIDOS

Siempre los hermanos Gigena se han destacado por su disciplina y en dar mayor realces a sus presentaciones; ello les ha dado muchísimas satisfacciones...

EL PARANA ES CHAMAME

El río …acalló las voces, y desde entonces La marejada tiene un rumor chamamecero. Desde la entraña misma de su cauce… Brota un canto correntino y musiquero. Y...

SUS MILAGROS

Se lo consigna muy antiguo. Le tocó al cura párroco de Itatí el Padre Fray Juan Gamarra, gran hablista guaraní, levantar una exposición de...

shared on wplocker.com