Escuchá Chamamé Online acá

LA LEYENDA DEL CRESPIN O DEL <>


Posted on August 22nd, by admin in Leyendas del Litoral. No Comments

Crispín –Carau- son dos aves típicas de la región del litoral, tienen similitud en cuando a su leyenda. Los dos amantes del baile.

La diferencia estriba en que Carau, era un mozo guaraní y crespin una bella guayna que tenia pasión desmedida por las danzas.

El hijo de la selva tiene una intuición musical muy desarrollada. Es ese mismo hijo de la inmensa selva, bosques, llanuras, arroyos, ríos y del extenso más verdes de las copas, que ha enriquecido nuestro arte nativo con páginas de belleza insuperables. La danza de profunda raíz atávica es otra manifestación de los hijos de esta tierra exuberante, rica y cargada de tradiciones.
De lo expresado, hay una leyenda que corrobora todo lo dicho.

Tratase de lo que explica poéticamente el origen de un pájaro de esas regiones, una avecilla menuda, de plumaje ceniciento y grito lastimero: <<Creeeesssspiiiinnn… Creeeesssspiiiin… Creeeesssspiiiinnn…>>.

Según la tradición –es decir el memoro- nos revela el origen y el del quejumbroso llamado, que el nativo cree escuchar en su canto. En épocas remotas, vivía en algún paraje de la selva, una bella mujer cuya pasión era el baile. Le era difícil substraerse al embrujo de la música cuando venia a envolverla en su morada.

Una noche, ni la agonía del esposo pudo contenerla. Fundida con los rumores de la selva que rodeaba su vivienda, llegaba asta ella una armonía que iba penetrándola y turbando su voluntad y su imaginación. Ya ni miraba al moribundo, cuyo rostro a pena se distinguía entre las sombras, iluminado por una vela de sebo, que daba una luz amarillenta al recinto. El mundo y la vida empezaban a ser para ella música, solo esa música, que vibrando con sugestiva y dulce armonía parecía llamarla, invitándola para el baile y así fue hacía ella… hacia esa música que la transformaba. En esa divertida fiesta paso la noche, danzando al compás de la polka… mientras allá, en el rancho, la muerte extendía el silencio eterno sobre el marido abandonado.

Alguien fue a buscarla, para notificarle del triste desenlace, pero ella, con el rostro brillante y el rostro encendido, repuso entre los gritos de la danza:
¡Bailemos!… ¡Bailemos!… ¡Hay tiempo para llorar!
Con las primeras luces del amanecer regreso al rancho… encontrando a su esposo muerto. Libre ya del demonio de la música, la desesperación y el remordimiento se apoderaron de ella. Y lloro, tanto, tanto, gimió el nombre del marido amado y ardió su ser en las fiebres de la angustia, que se fue consumiendo poco a poco, sin consuelo, en la soledad y el encierro de su rancho. En sus labios se hizo delirante el grito del ausente: <<Creeeesssspiiiinnn… Creeeesssspiiiinnn… Creeeesssspiiiinnn… >>.

Una noche, un extraño impulsó la empujo hacia el bosque y se interno en la espera maraña y allí… en el olvido, perdida entre la espesura vasta de los montes del litoral, su cuerpo se fue consumiendo cada vez mas, hasta convertirse en un pájaro gris, pequeño y quejumbroso, que desde entonces gime y gime, en lo mas intrincado de la selva, llamando al ser amado.

Ricardo R. Visconti Vallejos





Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>



Chamamé - Ultimos articulos

Un recorrido por las ultimas noticias cargadas en la web. Todo para disfrutar del chamamé

LOS HERMANOS SEAN UNIDOS

Siempre los hermanos Gigena se han destacado por su disciplina y en dar mayor realces a sus presentaciones; ello les ha dado muchísimas satisfacciones...

EL PARANA ES CHAMAME

El río …acalló las voces, y desde entonces La marejada tiene un rumor chamamecero. Desde la entraña misma de su cauce… Brota un canto correntino y musiquero. Y...

SUS MILAGROS

Se lo consigna muy antiguo. Le tocó al cura párroco de Itatí el Padre Fray Juan Gamarra, gran hablista guaraní, levantar una exposición de...

shared on wplocker.com